jueves, 23 de febrero de 2012

¿Qué opináis de esas pegatinas con el código de barras...

...Que muchas veces encontramos en los libros?, esas que están pegadas a conciencia y que a veces, cuesta horrores separarlas del libro sin arrancar parte de la cubierta... Me puse a pensar en ellas el otro día, cuando salía con los ojos brillantes de la librería porque acababa de hacerme con lo último de Lauren Oliver, Pandemonium. A mi, las etiquetas me ponen algo nerviosa al verlas ahí todo el rato y me dispuse a arrancarla con sumo cuidado (sí, tenéis razón el término arrancar en la misma frase que con sumo cuidado queda un poquito raro) y lo más extraño de todo es que se deslizó muy rápido sin dañar la cubierta y (aquí viene lo mejor de todo...) ¡no se quedó pegajoso! 
Ya que es horroroso, cuando intentas quitar una de estas etiquetas con el código de barras, y quedan restos de papeles, todo pegajosillo y con "manchurretas" negruzcas. Porque luego agarras el libro y se te quedan los deditos todo pringosos. 
Esas etiquetas, que solo quieren hacernos sufrir, que nos obligan a raspar las encuadernaciones con las uñas para separarlas del libro, que nos traen por el camino de la amargura y que cuesta Dios y ayuda desprenderse de ellas...
Más les valdría ir aprendiendo a los fabricantes que la etiqueta no tiene que dejar ningún rastro... Puede que sea una bobada, pero cuando ví, que la etiqueta no había dejado la mínima marca, se me ocurrió este Off-topic, que en lugar de llegar un Viernes va a llegar un Jueves, porque mañana estoy muy solicitada y solo me dará tiempo a poneros una mini-entrada explicando mis motivos...




-xx 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podeis expresar vuestra opinión libremente siempre que tengáis respeto hacia mi trabajo con el blog y el resto de lectores. Educación, pues cada comentario malintencionado será automáticamente borrado.
Además, prefiero que dejéis enviéis spam en mi mail, en lugar de ponerlo en el comentario.
¡Os leo!

“La voz de uno nunca debe estrangular los pensamientos propios ni ahuyentar los ajenos.” - Elizabeth de Austria (Sissi)