domingo, 29 de abril de 2012

*Reseña* Tres Deseos


Título: Tres Deseos, "Una novela mágica".
Autor/a: Jackson Pearce.
Editorial: Molino.


Sinópsis:
Desde que su novio rompió con ella, Viola ha pasado los días deseando en silencio volver a tener a alguien que la quiera y, lo que es más importante, volver a ser parte de algo. Hasta que un día, sin darse cuenta, llama a un genio de otro mundo, que se quedará en el suyo hasta que la chica pida tres deseos. Genio está ansioso por regresar a su casa, pero a Viola le aterra desear, tiene miedo de no pedir lo correcto. Conforme los dos van pasando tiempo juntos, la línea entre amo y criado empieza a desdibujarse y Genio no tardará en reconocer que está enamorado de Viola.


Mi opinión: 
Amena, dulce y divertida. Así defino yo "Tres Deseos", sin rodeos, sin complicaciones. Desde el principio el libro va al grano y no se desperdician páginas a lo loco.
Narrado a dos bandas (como a mí me gusta llamarlo) por Viola, una chica casi normal y, Genio, un genio (muy perfecto él por cierto: "Está apoyado en mi tocador, vestido con unos vaqueros y una andrajosa camiseta negra, y ha alzado las dos cejas. Tiene los pómulos marcados, la mandíbula cuadrara y es más alto de lo que yo creía. [...]".  Con situaciones muy típicas de las comedias románticas adolescentes (o lo que es lo mismo, de película típica americana) pero con un toque muy mágico.
Esta novela, se lee muy rápido. No estamos hablando de una narración sublime, pero es una historia entretenida para pasar la tarde (y quizá) reírte un poco. Os la recomiendo para pasar un buen rato.
2/10 (10 Días 10 reseñas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podeis expresar vuestra opinión libremente siempre que tengáis respeto hacia mi trabajo con el blog y el resto de lectores. Educación, pues cada comentario malintencionado será automáticamente borrado.
Además, prefiero que dejéis enviéis spam en mi mail, en lugar de ponerlo en el comentario.
¡Os leo!

“La voz de uno nunca debe estrangular los pensamientos propios ni ahuyentar los ajenos.” - Elizabeth de Austria (Sissi)