domingo, 3 de junio de 2012

En el monte de las Ánimas...

Como ya os adelanté anoche, ayer, estuve de excursión con mi instituto a Soria, y anduvimos por los montes en los que se desarrolla la mítica historia de Bécquer: "El monte de las Ánimas" y mientras curioseaba en un mapa que encontré en medio de la ruta por donde caminábamos, encontré este pueblecito: Colmenar. Que sin saberlo, era lo que buscaba.
¿Y sabéis qué más pasa en Colmenar que también tiene que ver con los libros? ¡Pues *tatatachán* es el enclave en el que se desarrolla la novela "El bosque de los corazones dormidos" "Para ver la reseña pulsa aquí". Y aunque ya os dije que no me impresionó demasiado, sí me hizo ilusión recorrer lugares en los que Clara, hubiera podido estar en caso de existir realmente...
Esta es la foto que hicimos una amiga y yo a una gruta exterior de la
cueva de buitres desde dentro.
Así que acompañada de amigos y profesores nos decidimos a explorar el terreno... Y tanto exploramos, que a un profesor de matemáticas (sí, habéis leído bien ¡de matemáticas!) se le ocurrió subirnos a una cueva de buitres enooorme y que estaba altísima: para llegar, no andamos, prácticamente escalamos (advierto que con pantalones vaqueros no es muy fácil...) ¡pero la recompensa fue genial! Nuestro profesor decidió dejarnos a nuestro libre albedrío una vez que llegamos y mi amiga Alina y yo, fuimos a asomarnos por una especie de precipicio. Decidimos asomarnos, pero un amigo nos tuvo que ayudar a subir y a bajar cas cogiéndonos porque somos bastante patosas y por poco nos matamos. Las vistas fueron realmente geniales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Podeis expresar vuestra opinión libremente siempre que tengáis respeto hacia mi trabajo con el blog y el resto de lectores. Educación, pues cada comentario malintencionado será automáticamente borrado.
Además, prefiero que dejéis enviéis spam en mi mail, en lugar de ponerlo en el comentario.
¡Os leo!

“La voz de uno nunca debe estrangular los pensamientos propios ni ahuyentar los ajenos.” - Elizabeth de Austria (Sissi)